El uso del método Scrum en el sector industrial

Esta metodología ágil permite simplificar proyectos complejos gracias a la división en etapas, al trabajo colaborativo y al seguimiento continuo

Las metodologías ágiles están ganando presencia en el mundo empresarial porque se centran en la optimización de los recursos y permiten potenciar las virtudes de cada miembro del equipo con el foco puesto en la consecución de un objetivo común. Una de las más populares y sencillas de implementar es Scrum, ya sea en diseño industrial, producción o en procesos de mejora continua, pues permite incrementar la productividad gracias a la gestión eficiente de los proyectos.

Scrum se basa en el trabajo colaborativo. Mediante la aplicación de una serie de buenas prácticas, se consigue alcanzar el mejor resultado posible en un proyecto, planteándolo en etapas cortas, de dos o tres semanas de duración, en cada una de las cuales cada miembro del equipo debe llevar a cabo tareas determinadas de forma previa para lograr resultados conjuntos.

Uno de los principales beneficios de esta metodología es que permite simplificar entornos de trabajo complejos. Lo hace mediante la priorización de tareas y una supervisión constante enfocada a la optimización del tiempo y a la calidad del proceso. Así, con Scrum podemos medir el tiempo que requiere cada trabajo, realizar ajustes sobre la marcha y ofrecerle al cliente previsiones de entrega realistas.

¿En qué tipo de proyectos es útil aplicar Scrum?

La metodología Scrum resulta muy útil para la consecución de resultados en poco tiempo, en situaciones de requisitos cambiantes, en el desarrollo de productos, y para resolver problemas como:

  • Errores y retrasos en las entregas.
  • Costes elevados.
  • Baja calidad.
  • Falta de competitividad.
  • Desmotivación entre el personal.
  • Ineficiencias sistemáticas.

Las fases de la aplicación de Scrum

El punto de partida del trabajo mediante Scrum es la lista de objetivos fijada por el cliente. El equipo que se encargará de desarrollar el proyecto define las etapas en que se dividirá y reparte las tareas de modo que se aprovechen al máximo las potencialidades de cada integrante para cumplir con los objetivos establecidos en cada fase.

La rutina diaria comienza con una reunión breve de puesta en común, en la que, si es necesario, se realizan los ajustes pertinentes para ceñirse al calendario acordado con el cliente. Para ello, cada miembro del equipo debe preguntarse qué ha hecho desde la reunión anterior para ayudar al resto a alcanzar los objetivos, qué va a hacer en adelante y qué obstáculos han surgido o pueden surgir. El líder del grupo o Scrum Master se encarga de guiar estos encuentros y aportar soluciones a los bloqueos que aparecen.

Una de las características principales de las metodologías ágiles y, por tanto, también de Scrum, es la comunicación fluida con el cliente, quien participa en el seguimiento del proyecto para redefinir, siempre que haga falta, los objetivos de cada fase, sin perder la visión de conjunto y el enfoque en el objetivo final.

Como decíamos, la principal particularidad del método Scrum es la definición de etapas de trabajo cortas, que requieren agilidad en los procesos y flexibilidad para incluir modificaciones sobre la marcha. Son como los eslabones de una cadena que, si se han unido bien, conformarán un conjunto sólido. Antes de pasar al siguiente eslabón, el último día de cada fase se lleva a cabo una última reunión, en la cual se le presentan al cliente los resultados obtenidos y se revisa todo el trabajo realizado, incluyendo los imprevistos que ha habido que afrontar y cómo se han superado.

Los beneficios de la metodología Scrum

Aplicar metodologías ágiles de trabajo en el entorno industrial tiene sentido porque aportan valor añadido al producto final. Productividad, eficiencia y optimización de tiempo y costes es lo que buscan todas las empresas, y más si ello se traduce en mayor calidad. Entre los beneficios más destacados, se encuentran:

  • Calidad de producto. El seguimiento continuo del proceso, la comunicación fluida con el cliente, los reajustes inmediatos para superar obstáculos y la medición de los resultados mediante herramientas específicas obtienen la recompensa de un producto final de gran calidad.
  • Cliente satisfecho. El intercambio de información y la participación activa en el desarrollo del proyecto generan confianza, el ingrediente principal para lograr la satisfacción de los clientes.
  • Mayor control. Trabajar en objetivos concretos a corto plazo, con el seguimiento diario de cada tarea y el contacto permanente entre todos los miembros del equipo, incrementa el control sobre el producto en desarrollo.
  • Menos riesgo. En la metodología Scrum, todo se mide. Gracias a las nuevas tecnologías, se recogen todos los datos necesarios para detectar cualquier desviación sobre los objetivos planteados y, así, poder corregirla. Además, el trabajo en etapas permite aplicar modificaciones sin que ello suponga sobrecostes.
  • Retorno de inversión rápido. Si el desarrollo del proyecto es ágil, el producto final estará listo para su puesta en el mercado antes que aplicando un método de trabajo tradicional; por lo tanto, el retorno de la inversión también será más rápido. Pero no solo hablamos de tiempo, también de competitividad: Scrum favorece la innovación, pues permite incorporar mejoras continuas en función de las demandas y tendencias del mercado.

Curso de formación en Scrum

El programa de formación de Festo incluye varios cursos sobre metodologías ágiles, entre ellas, Scrum. En una sesión de ocho horas, aprenderemos a conocer y entender Scrum, a identificar sus posibles aplicaciones para la generación de incrementos de valor y a saber cómo aplicar la metodología.

marzo 2023

Sumario