Un robot aprende a ver

Artículo del 28 de junio de 2014 

Cámara 3D para orientarse en el espacio

¿Hay suficiente chocolate en cada galleta? ¿Dónde están situadas las piezas dentro de la cinta? ¿Se han llenado bien todas las botellas de agua? ¿Se han aplicado y leído correctamente todos los códigos de barra y códigos de matriz de datos? «La fabricación automatizada requiere controlar y comprobar muchos procesos. Un control de calidad sencillo se realiza con frecuencia mediante cámaras 2D con tecnología digital. Gracias a su sistema de reconocimiento bidimensional, pueden detectar contornos de objetos, por ejemplo. Un software los compara con un modelo y, de este modo, las diferencias existentes se detectan inmediatamente», comenta Thorsten Wanner, responsable de producto de Electric Automation Functions.

Cámara 3D para orientarse en el espacio

Si se desea captar un objeto en tres dimensiones y detectar su localización y su posición en el espacio, también se necesita información de distancia sobre el objeto. Esto puede realizarse con un sistema de procesamiento y captación de imagen 3D. Esta característica es especialmente importante cuando el personal necesita utilizar sistemas de asistencia técnica durante su trabajo, por ejemplo, brazos robotizados. El asistente biónico para manipulación de Festo es un sistema de asistencia de este tipo. Con ayuda de un sistema de procesamiento y captación de imagen 3D podría detectar e interpretar su entorno.

La tecnología que se esconde tras la visión tridimensional de una cámara 3D imita el sistema visual de los seres vivos. Dos sistemas de cámara se instalan a una distancia determinada entre sí y toman dos fotografías. A partir de las dos fotografías individuales y de la desviación existente entre ambas, un software calcula una imagen tridimensional, desde la que se puede determinar la localización y la posición de los objetos.

Un asistente biónico para manipulación aprende a ver

En el marco del proyecto combinado INSERO3D, los investigadores de Festo trabajan actualmente en una cámara 3D en miniatura que debe ayudar al  a orientarse en el espacio en el futuro. De este modo, el asistente biónico para manipulación podría sortear obstáculos o interactuar con personas sin riesgo alguno, por ejemplo.

El reto del proyecto INSERO3D consiste en desarrollar una cámara 3D muy pequeña y ligera, ya que el asistente biónico para manipulación  presenta una estructura muy ligera en su totalidad. «Los sistemas de cámara 3D convencionales son demasiado grandes para utilizarse en el asistente biónico para manipulación.  El objetivo de Festo es desarrollar un sistema ligero, aproximadamente del tamaño de una pelota de tenis, que pueda montarse sin problemas en el extremo delantero del asistente biónico para manipulación», afirma Daniel Kersten, director del proyecto INSERO3D. Festo colabora en el proyecto con el Instituto de microelectrónica de Stuttgart, así como con las empresas 2E Mechatronics GmbH & Co. KG y Pilz GmbH & Co. KG.

La cámara 3D en miniatura debe ayudar a robots de servicio a posicionarse en el espacio y abrir nuevas aplicaciones en la interacción entre el ser humano y la tecnología. La fabricación y la comprobación del primer prototipo están previstas para mediados de 2015.