Gestión de innovaciones

Orientada al futuro, interconectada y abierta 

Gestión de innovaciones

La tecnología sola no basta para generar innovaciones. Por ello, la gestión de innovaciones crea las condiciones marco necesarias para generar productos ―es decir, innovaciones― que tengan éxito en el mercado a partir de buenas ideas, conocimientos y tecnología.

Entre estas condiciones se incluyen métodos modernos, formas de organización y procesos centrados en la interacción entre personas, tecnología y organización.

Mucho más que una mera lluvia de ideas

Las innovaciones no surgen por casualidad, sino que son el resultado de una gestión sistemática. Además de elementos estructurantes como la gestión de ideas y de tendencias, los procesos de innovación, los talleres de creatividad y las fases de evaluación, también incluye elementos culturales.

Por una parte, estos elementos culturales abarcan órganos de dirección que ofrecen suficiente libertad para desarrollar la creatividad y que dejan tiempo para promover ideas ―incluso poco convencionales― hasta un determinado grado de madurez. Por otra parte, también se requieren formas de organización abiertas que acerquen a los empleados de la empresa para que trabajen en las innovaciones. Y, al mismo tiempo, deben abrirse las fronteras empresariales para integrar y aprovechar los conocimientos de socios externos en el proceso de innovación.

Tendencias y oportunidades

Para poder responder a tiempo y de forma adecuada a las nuevas tendencias y megatendencias es necesario conocerlas antes. Por ello, detectar estos avances con antelación se convierte en una destreza esencial. Con tal objetivo, Festo lanzó hace unos años el «Future Radar». Mediante la observación periódica de diferentes fuentes se pueden descubrir tendencias y megatendencias, lo que constituye el primer paso para gestionar el futuro con éxito. Posteriormente debe comprobarse si los desarrollos detectados son realmente relevantes mediante un análisis detallado que permita identificar las oportunidades y los riesgos particulares que encierra una tendencia.

Una vez comprobada tanto la relevancia como las oportunidades y los riesgos, se decide mediante un plan de negocio si se debe responder a dicha tendencia y, en caso afirmativo, cómo se debe responder.

Comunicación entre mentes creativas

Mientras que antaño los genios podían impulsar sus innovaciones por sí solos y el inventor ideal lo constituía el creativo personaje de «Ungenio Tarconi», en la actualidad resulta cada vez más difícil alcanzar tales logros individuales debido a la gran variedad de conocimientos que se necesitan para ello. Hoy por hoy, las innovaciones surgen cada vez más gracias al trabajo en equipo. Ante un mundo cada vez más complejo, el objetivo es reunir a personas con diferentes campos de especialización y habilidades particulares para generar innovaciones de éxito.

Con este fin se emplean diferentes medios. Por ejemplo, durante concursos de ideas se buscan ideas relacionadas con temas específicos. Gracias a una «plataforma de ideas» interna es posible compartir, evaluar y comentar diferentes planteamientos de forma similar a como funcionan las redes sociales modernas. Más allá de la organización formal, se reúne en grupos virtuales (también conocidos como «campos de innovación») a expertos de diferentes ámbitos de la empresa para que traten determinadas cuestiones tecnológicas clave. Esto se realiza con la ayuda de una serie de coordinadores designados para ello que inician, moderan y estructuran el intercambio de información especializada dentro de los grupos.

Además de esta interconexión temática, la gestión sistemática de los puntos de conexión entre cada una de las áreas que participan en el proceso de innovación también desempeña un papel fundamental. Para esta tarea, puede servir de gran ayuda contar con personas de contacto específicas y un intercambio de información periódico organizado. De esta forma se fomenta de manera sistemática la comunicación entre las mentes creativas y se crea la base para generar innovaciones.

Open Innovation

Además de establecer el contacto entre las diferentes áreas de la empresa, la apertura al exterior del proceso de innovación adquiere cada vez más importancia. Esto se debe a que, en la actualidad, la innovación cada vez se genera más en los puntos de conexión entre los campos tecnológicos y requiere diferentes conocimientos sobre el ámbito de aplicación. Por ello, gestionar de forma sistemática la red externa y los colaboradores  es decisivo para tener éxito.

Más allá de la gestión de redes, esta apertura ―también conocida como «Open Innovation»― se respalda con instrumentos específicos, como concursos de ideas externos y plataformas de «Open Innovation». En el proyecto de investigación «WiIpod» también se emplearon este tipo de instrumentos para integrar de forma sistemática en el proceso de innovación a aquellos empleados que no trabajaban a jornada completa en la empresa (personas en periodo de formación, de baja por paternidad y con jubilación a tiempo parcial, los denominados «innovadores con vinculación») y utilizar así sus perspectivas internas y externas para descubrir posibilidades de innovación aún sin explotar.