Sound Machines 2.0: dúo de neumática y electricidad

Artículo del 21 de diciembre de 2012 

Interacción artística entre el hombre y la máquina

Los villancicos son parte de la Navidad, como el turrón y el nacimiento. En Festo también hacemos música, por ejemplo con las "Sound Machines". Los cilindros neumáticos hacen vibrar las cuerdas, los actuadores eléctricos determinan la armonía.

Sound Machines 2.0 se compone de cinco instrumentos que forman un conjunto musical controlado por robots. El sistema es capaz de registrar cualquier melodía tocada previamente. A continuación, compone una nueva pieza musical recurriendo a esa melodía, y la toca automáticamente.

Coproducción eléctrica-neumática

Los instrumentos (dos violines, una viola, un violonchelo y un contrabajo) cuelgan suspendidos con el fin de ofrecer una calidad de sonido óptima. Todos funcionan como instrumentos de cuerda reales, con la diferencia que cada uno tiene una única cuerda. El cilindro neumático actúa sobre un martillito que, a su vez, hace vibrar la cuerda. Es decir, hace las veces del arco de un instrumento de cuerda real. Un actuador eléctrico se desplaza a lo largo de la cuerda, haciendo las veces de mano izquierda del músico. Este actuador modifica la longitud de la cuerda y, por lo tanto, determina el tono. El control del quinteto está a cargo de la plataforma de automatización CPX. Mediante el funcionamiento coordinado de todos los componentes se obtiene un sistema completo de inteligencia artificial, capaz de considerar una melodía tocada anteriormente, y de ofrecer posibles variantes de dicha melodía.

Interacción hombre-tecnología

Los instrumentos funcionan según reglas de composición memorizadas, reaccionando a cualquier melodía para ofrecer una nueva interpretación. Todos los robots musicales están incluidos en una misma red, por lo que se pueden "escuchar" mutuamente. Así se van produciendo continuamente variaciones nuevas y diferentes del tema musical original, aunque respetando la composición básica. El hombre no tiene más que definir la melodía de base, estableciendo así la interacción con la máquina. A continuación, la máquina inicia el proceso posterior.

Música futurista

El equipo de sonido Sound Machines 2.0, desarrollado junto con el músico Roland Olbeter, muestra cómo será posible incluir en una misma red componentes descentralizados que se controlen a sí mismos, con el fin de crear un sistema mecatrónico completo en la fábrica del futuro. El conjunto de estos componentes puede desarrollar comportamientos propios y tomar decisiones independientes. ¡Escuche y compruébelo!