Comparación entre sistemas

El truco está en la mezcla  

Comparación entre sistemas

¿Qué es energéticamente más eficiente: un sistema eléctrico o un sistema neumático? ¿Cuáles son las ventajas de cada sistema con respecto al otro? Entrevistamos a Daniel Ditterich, que nos explica cuál es el punto de vista actual y cómo se pueden combinar ambas tecnologías.

Daniel Ditterich

Daniel Ditterich
Innovation and Technology Management en Festo

«Para dar con la mejor de las soluciones, es necesario volver a examinar la situación una y otra vez».

Sr. Ditterich, ¿en qué modelo tecnológico se basa usted y cómo responde a la siguiente pregunta?: ¿sistema eléctrico o neumático?

¿Sistema eléctrico o neumático? ¿Negro o blanco?  ¿Bicicleta o coche? La mayoría de decisiones dependen de la aplicación o del uso que se haga en cada caso concreto. Uno no escoge la bicicleta para irse de vacaciones al sur. Tampoco sirve de nada generalizar en la cuestión «sistema eléctrico o neumático». Es necesario estudiar de nuevo la situación una y otra vez para dar con una solución adecuada nueva.

La fortaleza de Festo reside en que dispone de los dos sistemas y que puede ofrecer ambos, ¿no es así?

Exactamente. Festo posee una amplia gama de productos en las dos áreas. Por tanto, podemos analizar cada aplicación de forma experta e imparcial, teniendo en cuenta ambas alternativas, y presentar al cliente varias opciones.

Las instalaciones eficientes energéticamente aumentan la productividad, reducen los costes y protegen los recursos, por lo que son cada vez más importantes para los operadores. En este sentido, muchos clientes precisan de una asistencia sistemática.
Las instalaciones eficientes energéticamente aumentan la productividad, reducen los costes y protegen los recursos, por lo que son cada vez más importantes para los operadores. En este sentido, muchos clientes precisan de una asistencia sistemática.

En concreto, ¿qué recomienda a un ingeniero que se enfrenta a una tarea de manipulación típica?

Es muy importante conocer la aplicación a la perfección. Por tanto, la primera pregunta que hay que responder es en qué consiste la tarea. A continuación, se tienen que estudiar las funciones deseadas: ¿solo es necesario realizar movimientos o también se deben llevar a cabo operaciones de presión y sujeción en las que se ejerzan fuerzas? En este último caso, lo ideal suele ser utilizar un dispositivo neumático, puesto que aquí se debe poder aplicar fuerza en la posición final sin necesidad de emplear energía adicional. En cambio, en una aplicación sin función de sujeción en la posición final con movimientos horizontales más prolongados es más adecuado utilizar un sistema eléctrico.

¿Qué punto de vista predomina actualmente? A la hora de adquirir productos nuevos, ¿en qué se fijan más los clientes? ¿En los costes o en los aspectos ecológicos?

El punto de vista ecológico ha ido ganando peso durante los últimos años en muchas aplicaciones y para muchos clientes, ya sea por motivos de imagen o por conciencia ecológica. No obstante, a menudo se impone el punto de vista económico. Nosotros pensamos que se deben tener en cuenta ambos aspectos. Con respecto a los costes, intentamos dejar claro que no tiene sentido tener en cuenta únicamente los costes de adquisición o los costes energéticos. Es más lógico estudiar todos los costes de forma global y las circunstancias concretas.

En su opinión, ¿cuáles son los mayores riesgos?

Con demasiada frecuencia todavía se transmite una imagen incorrecta de ambos sistemas o tan solo se ponen de relieve algunos aspectos de un sistema. Como consecuencia de ello, a menudo se dispone de información parcial, lo que genera una imagen incompleta de los mecanismos de propulsión eléctricos o neumáticos. La lógica combinación de las dos opciones no se explica de manera suficiente. Por ello, nosotros estudiamos el caso individual del cliente y observamos con imparcialidad todas las soluciones propuestas para dejar que sea él quien decida.  Además de los costes, la eficiencia y los motivos ecológicos, también existen otros factores que evaluamos y tenemos en cuenta con el cliente.

A veces, la mejor solución es combinar las mejores propiedades de las propulsiones eléctricas y neumáticas.
A veces, la mejor solución es combinar las mejores propiedades de las propulsiones eléctricas y neumáticas.

¿A qué factores se refiere? ¿Puede poner algún ejemplo extraído de la práctica?

Una lavandería separa y clasifica la ropa con una instalación neumática. En este caso se podían aplicar dos variantes técnicas: una con propulsiones eléctricas y otra con propulsiones neumáticas. A pesar del potencial de ahorro energético que ofrecía el sistema eléctrico, la lavandería escogió el sistema neumático. Esta decisión se basó en una razón simple, pero lógica: en caso de que se produjera un fallo en la red eléctrica, uno de los trabajadores podría volver a poner en marcha la instalación. En cambio, si la propulsión fuera eléctrica, esto no lo podría hacer un trabajador normal. Nadie se atreve a tocar el sistema eléctrico. Estas aplicaciones nos demuestran una y otra vez lo individual que es cada aplicación y que no existe una solución para todo.

Por tanto, ¿el mensaje es que no existen soluciones universales?

Exacto, puesto que hay que estudiar con detenimiento cada caso concreto. Solo la aplicación o el usuario deciden qué sistema es el adecuado.

¿Qué le parece la idea de combinar las propiedades de ambos sistemas?

Me parece muy interesante. Cuando tuvimos que instalar una máquina empaquetadora pudimos recurrir a nuestra experiencia y a nuestra gama de productos con tecnología de automatización neumática y eléctrica. En esta aplicación, una cinta transportadora recoge el producto y lo conduce a una segunda cinta, en donde se deposita de nuevo con un embalaje. En ella se lleva a cabo un movimiento horizontal combinado con un movimiento vertical. Para esta aplicación analizamos las tres variantes:  la neumática, la eléctrica y la neumático-eléctrica. La combinación de tecnologías de una propulsión neumático-eléctrica resultó ser la mezcla perfecta de eficiencia, costes, flexibilidad y rendimiento.

¡Muchas gracias por concedernos esta entrevista, Sr. Ditterich!