Edificios y energía

Eficiencia energética en la teoría y en la práctica

Los edificios y los procesos de producción están conectados energéticamente 

Los edificios del recinto de la fábrica de Scharnhausen, que cuenta con aproximadamente 66 000 metros cuadrados de superficie útil y 1200 trabajadores, requieren energía. A fin de reducir al mínimo el consumo de energía, los expertos de Festo han diseñado la fábrica y los edificios de una forma totalmente innovadora.

Gestión de la energía: todo está conectado

Gestión de la energía: todo está conectado

La interacción energética entre el equipamiento de los edificios y los sistemas de producción de la fábrica tecnológica se realiza de manera completamente armoniosa. En la amplia fase de planificación, todas las áreas especializadas colaboraron estrechamente. Se analizaron los flujos de energía con precisión y se desarrolló un plan para conectar energéticamente la producción y los edificios. El proyecto ha sido respaldado por investigadores de la Universidad Técnica de Braunschweig, quienes llevaron a cabo análisis de los ciclos de duración y de la rentabilidad. Los resultados: un consumo reducido, bajos costes y un reducido nivel de emisiones.

Medidas de ahorro energético

El sector de galvanización es el que mejores resultados energéticos arroja de manera individual. Allí se refinan las superficies de los componentes mediante electrólisis. Durante el proceso de planificación se decidió integrar este proceso en la fábrica con un objetivo claro en mente. El ingenioso aislamiento de las cubas permite un ahorro de alrededor de 15 000 metros cúbicos de aire por hora. Además, el sistema de ventilación está equipado con un intercambiador térmico que permite recuperar la energía.

El sistema de generación de aire a presión también presenta un elevado consumo de energía. Por este motivo, los niveles de presión de las distintas redes de la fábrica se han reducido de ocho a seis, es decir, de 18 a 13 bares; una medida considerablemente eficiente, puesto que reducir la presión un solo bar ya supone un ahorro energético del 5 %.

Ingeniería de construcción: infraestructura flexible

Ingeniería de construcción: infraestructura flexible

Todos las instalaciones de abastecimiento, como las unidades de energía totales, la caldera de calefacción, las máquinas frigoríficas, las estaciones de bombeo o la central de aire a presión están alojadas en edificios separados. Desde estas instalaciones técnicas se envía el calor, el frío, el agua fría y el aire a presión hacia las distintas áreas de producción. Las tuberías conforman una amplia red de abastecimiento. Este diseño permite reformar los módulos de producción en cualquier momento, sin necesidad de realizar otros cambios en la infraestructura de los edificios.

Sistema de control de edificios centralizado

Para garantizar un servicio seguro de los edificios, continuamente se registran todos los datos generales de consumo y el correcto funcionamiento de las distintas instalaciones. Toda esta información se remite a un sistema de control de edificios centralizado. Desde allí se controlan las instalaciones de manera automática. Gracias a este sistema es posible analizar en tiempo real con el ordenador o tableta las posibles averías e intervenir si es necesario.

En la planificación de la fábrica se priorizó la eficiencia de los recursos. De esta manera, el calor residual de las dos unidades de energía totales, así como el de las máquinas de producción, se emplea en la calefacción de las instalaciones y del agua. Además, un depósito de agua de lluvia de 70 000 litros abastece los módulos sanitarios y los sistemas de irrigación de los espacios verdes.