Mano a mano

Artículo del 27 de noviembre de 2015 

En la producción del futuro, las personas y las máquinas trabajan mano a mano: ejemplo de ello es el robot

Robots en la producción: con esta idea tenemos frente a los ojos máquinas pesadas, que, por ejemplo, sueldan piezas en una jaula de protección. Este cerramiento de seguridad protege a los trabajadores de la producción frente a colisiones con los robots. Sin embargo, la jaula ocupa espacio, tiempo de trabajo y, en última instancia, dinero, ya que solamente puede abrirse cuando el robot está parado.

Sin miedo al contacto

¿Cómo será la cooperación entre personas y robots del futuro? Para entonces, la separación espacial entre personas y máquinas ya no será necesaria. La próxima generación de robots cooperará completamente sin barreras y con seguridad con los trabajadores. Esto se logrará, por ejemplo, gracias a una sofisticada tecnología de sensores que percibe cuándo una persona se acerca a un robot. La máquina deja de moverse en el acto. También los robots ligeros podrán implantarse directamente junto a los trabajadores de la producción. Con su peso reducido y componentes ligeros, no representan peligro alguno.

Este desarrollo del ámbito de la robótica abre nuevas opciones de uso para los “colegas” mecatrónicos. Especialmente en el montaje, en el que la persona a menudo debe supervisar o engranar los procesos de producción, los robots cooperativos constituyen una gran ventaja frente a las células automatizadas convencionales con jaula protectora.

Cooperación gracias a la tecnología de sensores

En el montaje de las válvulas de la nueva fábrica de tecnología de Festo un robot colabora directamente con las personas. Asume el transporte de las piezas e introduce a presión anillos obturadores en las cajas de las válvulas. Los sensores detectan sus movimientos: en cuanto se acerca un trabajador, se vuelve más lento o se detiene completamente. El concepto del robot de montaje lo desarrolló Festo en colaboración con el iwb Anwenderzentrum Augsburg, y lo implantó con las empresas Müko, Kuka y MRK en estrecha colaboración y en coordinación con la cooperativa profesional. Como la estructura es muy estable, el robot de montaje puede también mover sin problemas piezas mayores.

De forma parecida al robot de montaje de Festo funciona “Adam” del fabricante MRK, que se emplea en la producción de Audi. También está equipado con sensores que evitan las colisiones. Para el montaje de los vehículos, presenta los componentes a sus colegas humanos. De esta forma, ya no tienen que inclinarse con gran esfuerzo para cogerlos.

Una colaboración liberadora

Estos robots descargan a sus colegas humanos de tareas monótonas y ergonómicamente repetitivas. Esto facilita especialmente el trabajo en procesos cíclicos cortos. Por ello, la aceptación del nuevo "trabajador" en Festo es siempre alta. Especialmente los trabajadores más mayores se benefician si un robot asume las tareas que requieren mayor esfuerzo físico.

Sin riesgos gracias a la construcción ligera

Los robots ligeros son otra variante de la nueva cooperación entre persona y robots. También disponen de sensores y reconocen obstáculos antes de tocarlos. Están fabricados sobre todo con materiales muy ligeros, especialmente, fibra de carbono o plásticos y, gracias a su peso total reducido, no son peligrosos para las personas. Entre los robots ligeros se encuentra, por ejemplo, “iiwa” (intelligent industrial work assistant) del fabricante Kuka, o “YuMi” de ABB. Como su estructura es ligera, la carga es también menor que con el robot de montaje de Festo.

Asistente biónico para manipulación como precursor

Un precursor de los robots ligeros fue el asistente biónico para manipulación de Festo, que obtuvo en 2010 el premio alemán del futuro Deutschen Zukunftspreis. El brazo mecánico flexible se inspira en la trompa del elefante y funciona de forma neumática. Su estructura de fuelle cede en el acto en caso de colisión. Para los investigadores de Festo, el sistema sirvió de plataforma de desarrollo que combina tecnologías y componentes variados.