Mantener la visión

Artículo del 27 de julio de 2018 

Byetec

Las cataratas son una enfermedad ocular que consiste en la opacidad del cristalino del ojo y en la reducción de la capacidad de visión. Hoy en día, frecuentemente basta una cirugía ocular para restablecer la agudeza visual completa. Los sistemas de intervención quirúrgica con tecnología de válvulas neumáticas facilitan la cirugía ocular durante un tratamiento preciso y sin errores.

La enfermedad ocular conocida como cataratas puede ser congénita o adquirida, siendo lo más frecuente que aparezca a partir de los 60 años. Operarse de cataratas, aunque no es agradable, es muy factible actualmente. Durante la intervención, el cristalino del ojo opaco del paciente se fragmenta con ultrasonidos. A continuación, el personal de cirugía retira los fragmentos de cristalino y los restos de tejido y, por último, coloca un cristalino artificial nuevo.

Lavado ocular con ayuda de válvulas piezoeléctricas

Los sistemas de intervención quirúrgica facilitan la cirugía en distintos pasos de la operación. Tras la fragmentación del cristalino viejo, el personal de cirugía utiliza un dispositivo especial para retirar completamente los fragmentos de cristalino. El dispositivo aspira líquido y restos de cristalino del ojo al mismo tiempo que lo enjuaga. Muy importante: la presión con la que se aspira el líquido y que se aplica dentro del ojo debe estar perfectamente controlada para no dañar el interior del ojo del paciente, que es altamente sensible.

La regulación precisa de la presión del sistema de intervención quirúrgica es posible gracias a la piezotecnología. Las válvulas piezoeléctricas consisten en dos placas de materiales cerámicos unidas entre sí bajo tensión eléctrica, que se doblan en una determinada dirección. Con ayuda de la plaquita de unión (también llamada transformador de flexión), las válvulas se pueden abrir y cerrar. Cuando el transformador de flexión está bajo tensión, la capa cerámica se contrae y dobla la hoja hacia arriba, con lo que la válvula se abre. Si se desconecta la tensión, el transformador vuelve a su forma original y cierra la válvula. Cuanto más alta sea la tensión, más se abrirá la válvula; de este modo, la presión puede controlarse con exactitud.

Cómo funciona una válvula piezoeléctrica
Cómo funciona una válvula piezoeléctrica

Eliminación de tejido facilitada por válvulas de acción rápida

Además del proceso de aspiración y lavado, durante la operación de cataratas el personal de cirugía retira tejido de la sección trasera del ojo, cerca de la retina. Para ello, utilizan el llamado «cuchillete». El cuchillete es una herramienta de corte que permite realizar cortes rápidos y pequeños. Cuantos más cortes por minuto sea posible realizar, mejor podrá trabajar el personal médico.

Para esta función también resulta útil la tecnología de válvulas neumáticas. Las tasas de corte deseadas, de hasta 7500 cortes por minuto, pueden alcanzarse con ayuda de válvulas de acción rápida. Las válvulas contienen un imán en el que se aplica una corriente relativamente alta durante un tiempo muy breve. De este modo, se generan muy rápidamente las fuerzas magnéticas requeridas para atraer el cuerpo de la válvula, y la válvula se abre. A continuación, la corriente se baja rápidamente al mínimo y, por último, se corta, lo que hace que la válvula vuelva a cerrarse. La rápida reducción de la corriente permite un ritmo de trabajo muy alto; es decir, la apertura y el cierre continuos de la válvula sin que el imán se sobrecaliente y la válvula se caiga. Además, la válvula se conmuta muy uniformemente en cada ciclo, por lo que el personal de cirugía puede realizar cortes muy precisos para que el paciente recupere pronto la visión completa.

  • Byetec

    Sistema de intervención quirúrgica «QUBE pro» desarrollado por la empresa BYTEC Medizintechnik, con dispositivo de aspiración/lavado y cuchillete

  • Byetec

    Tecnología de válvulas neumáticas integrada en el sistema: válvula piezoeléctrica VEAB y válvula de acción rápida MHA2 de Festo