Corte de madera automatizado

Artículo del 20 de diciembre de 2018  

Corte de madera automatizado

Desde las semanas previas a la Navidad, ya podemos verlos en casa, plazas o edificios públicos: son los árboles de Navidad. Sin embargo, pinos, abetos y compañía no solo adornan el entorno, sino que también son un material importante para la industria de la construcción y del mueble. Mediante cosechadoras, los árboles pasan rápidamente del bosque al aserradero, donde se cortan automáticamente en tablas con modernos sistemas de sierra.

Tupidos bosques de pinos y abetos hasta donde alcanza la vista: una imagen típica de Suecia. En total, más de la mitad del país está cubierta de bosque. El mecanizado y el procesamiento de la madera adquieren especial importancia. Además de su uso como árboles de Navidad o para la fabricación de muebles, la madera sirve con frecuencia como material de construcción. Con ella se revisten, por ejemplo, las fachadas o los suelos de las casas.

Del bosque al aserradero

Para la tala forestal, se utilizan cosechadoras móviles (harvester, en inglés). Estas máquinas sujetan los árboles y los talan con una motosierra integrada. A continuación, se cortan las ramas y las hojas. Los troncos se transportan en camiones hasta el aserradero.

Una taladora en acción
Una taladora en acción

Antes del aserrado propiamente dicho, los troncos se clasifican en función de su diámetro para poder adaptar adecuadamente el sistema de sierra más adelante. Además, se retira la corteza. Un tomógrafo computerizado comprueba entonces la madera. Este la radiografía y detecta la presencia de cuerpos extraños como piedras, que pudieran dañar las hojas de sierra del sistema. Además, el tomógrafo controla la calidad de los troncos. De este modo, se pueden detectar ramas o zonas podridas, que se descartarán lo mejor posible durante el aserrado.

La madera se radiografía en un tomógrafo computerizado antes del aserrado
La madera se radiografía en un tomógrafo computerizado antes del aserrado

Corte automático con la forma correcta

El sistema de sierra consta de cuatro estaciones. Los troncos de los árboles se transportan en cintas transportadoras a través de la línea, y las sierras de cinta van cortando tablas a izquierda y derecha. Entre cada estación de aserrado, los rodillos accionados por los cilindros neumáticos DNC de Festo alinean los troncos de modo que se compensen las curvaturas naturales de la madera. El llamado sistema de medición de recorrido, que está integrado en los cilindros neumáticos, colabora en esta tarea. Este sistema determina con exactitud la dimensión del tronco para que este último pueda posicionarse de forma precisa y el corte de las tablas siempre sea recto. En total, el sistema de sierra procesa el 56 % del tronco; el resto corresponde a virutas, serrín y corteza. Hasta 2020, se calcula que se aserrarán 270 000 m³ de tablas al año.

El sistema tiene integrados más de 100 accionamientos neumáticos, servoneumáticos e hidráulicos en su totalidad, todos ellos controlados por las plataformas de automatización CPX y los terminales de válvulas funcionalmente integrados CPX/VTSA de Festo. Estos se suministran con distintos módulos de bus de campo que traducen las señales de la unidad de control para los terminales de válvulas. En distintos países se prefieren distintos proveedores. Dependiendo del proveedor, se instalará otro módulo de bus de campo CPX. De este modo, el sistema de Festo se puede comunicar con todos los protocolos de bus de campo. Además, la tecnología de bus de campo permite transportar varias informaciones a través de un cable. Esto hace que el sistema pueda ponerse en funcionamiento con gran rapidez y flexibilidad.

  • El sistema de sierra modular en acción

    El sistema de sierra modular en acción

  • Las tablas cortadas se evacuan mediante cintas transportadoras

    Las tablas cortadas se evacuan mediante cintas transportadoras

  • Terminales de funcionamiento flexibles CPX/VTSA con distintos módulos

    Terminales de funcionamiento flexibles CPX/VTSA con distintos módulos

Envasado y envío

Tras recorrer el sistema, las tablas se cortan a una longitud normal y se secan en una nave. La corteza y el serrín se utilizan para calentar la nave de secado. Por último, tienen lugar el envasado y el envío. La madera de abeto se utiliza principalmente como material de construcción en el mercado nacional, por ejemplo, para el revestimiento de fachadas de casas. Las tablas de pino se exportan en su mayor parte a países africanos y otros como Japón, China y Gran Bretaña. Las virutas también pueden reutilizarse. Estas se emplean en la industria de la celulosa y del papel.