Robots de un lado para otro

Artículo del 29 de mayo de 2019 

Robots de un lado para otro

Alcanzar y depositar una pieza, ensamblar partes o barnizar un componente: hasta el momento, los robots asumen principalmente solo un flujo de trabajo programado. En la producción del futuro, deben poder ir de un lado a otro y ayudar a los trabajadores de forma flexible en distintos lugares de trabajo. El proyecto «Arbeit in der Industrie der Zukunft» (trabajo en la industria del futuro, ARIZ, por sus siglas en alemán) investiga cómo pueden interactuar los hombres y las máquinas en un mismo lugar de trabajo. 

Donde antes había una jaula de protección, ahora hay un robot de montaje y un operario que trabajan codo con codo en la producción. El robot alcanza al operario los cuerpos de válvula que este tendrá que procesar. Cuando estén listas todas las piezas, se lleva la máquina a otro sitio en el que ayudará en el proceso de control de calidad de las placas conductoras. Si el operario se acerca demasiado, el robot se para de repente para evitar una colisión no deseada. Este será el aspecto de la producción del futuro. En el proyecto de investigación «Arbeit in der Industrie der Zukunft» (ARIZ) se pone a prueba esta innovadora perspectiva.

De ruta en la producción

Uno de los objetivos principales del proyecto es convertir a los robots en trabajadores itinerantes flexibles y versátiles que puedan usarse en diferentes lugares de trabajo. De esta forma, quitarían trabajo a los operarios al ayudarlos y asumir las tareas más monótonas e incómodas. El robot asistente se conecta en red con el sistema de TI superior para poder acceder a información y facilitar así la configuración a los usuarios. Así, por ejemplo, en las tareas de agarre, los trabajadores solo tienen que introducir las dimensiones del objeto que hay que agarrar y el robot se encargará de hacerlo.

Cooperación entre los hombres y los robots: los robots asistentes apoyan a los operarios de producción al asumir las tareas manuales más monótonas e incómodas desde el punto de vista ergonómico.
Cooperación entre los hombres y los robots: los robots asistentes apoyan a los operarios de producción al asumir las tareas manuales más monótonas e incómodas desde el punto de vista ergonómico.

Codo con codo con los operarios con total seguridad

La seguridad es fundamental para la cooperación entre los hombres y los robots que operan en el mismo lugar de trabajo sin que medie ninguna jaula de protección. El robot se detiene por completo en cuanto el operario se le aproxima gracias a un sensor de alta sensibilidad que tiene instalado en el brazo. De esta forma, percibe automáticamente cuando alguien se le acerca y se apaga. Solo cuando su compañero humano se encuentra lo suficientemente lejos, reanuda el robot asistente su trabajo.

Cooperación entre los hombres y los robots en Festo

Festo lleva experimentando con la interacción de los operarios de producción y los robotsya desde la inauguración de la fábrica tecnológica de Sacharnhausen en el año 2015. Un robot de montaje puede trabajar junto a una persona sin valla de seguridad. Quita trabajo a sus colegas humanos en el montaje de válvulas y asume las tareas que más cansan y cargan de sujeción y ensamblaje. Asimismo, un robot APAS de Bosch ayuda en el proceso de control de calidad de las placas conductoras. En este momento, un equipo del proyecto está desarrollando el concepto del «trabajador itinerante» que consiste en que los robots asistentes se puedan mover por el área de fabricación y montaje electrónico para poder ayudar a los operarios de forma flexible en los diversos lugares de trabajo.

Un robot APAS de Bosch ayuda a los operarios de la fábrica tecnológica de Scharnhausen en el proceso de control de calidad de las placas conductoras.
Un robot APAS de Bosch ayuda a los operarios de la fábrica tecnológica de Scharnhausen en el proceso de control de calidad de las placas conductoras.