Al ritmo de la planta

Artículo del 26 de julio de 2019 

Transporte flexible de piezas

Atornillar, pegar, comprobar...: en la técnica de montaje existen a menudo diferentes estaciones dentro de una planta. Transportar las piezas a través de la máquina es complejo porque tienen que moverse, acelerarse y colocarse con precisión de forma independiente unas de otras. Además, las exigencias de productividad de las plantas están aumentando. En combinación con el Multi-Carrier-System, todas las piezas siguen el ritmo.

En una planta de producción, se aplica masa obturadora a una pieza. A continuación se realiza un montaje parcial que ya solo requiere la mitad de tiempo: es solo un ejemplo de los complejos procesos de producción. En estos casos, a menudo los diferentes ritmos solo pueden coordinarse con dos líneas de montaje. El Multi-Carrier-System (MCS®) junta las piezas en una única línea y con el ritmo adecuado.

Máxima flexibilidad con el mayor dinamismo

El sistema de transporte permite desplazar, acelerar y posicionar con precisión productos de hasta 50 kg de forma independiente en portapiezas (carrier). Dependiendo de la tarea, los portapiezas pueden moverse con libertad de forma individual o en grupo a lo largo de una ruta y sincrónicamente con el proceso. Todos los tipos de movimiento de la ruta se pueden mezclar. También es posible retroceder libremente.

Además, el MCS® permite el cambio de producto más rápido posible. Debido a la dinámica del sistema, se puede utilizar casi todo el tiempo de ciclo para los procesos. El tiempo de transporte y de cambio de las piezas se minimiza de forma significativa, incluso con pesos más elevados en los portapiezas. De esta manera, se aumenta la velocidad del ciclo, el rendimiento y, por lo tanto, la productividad.

Un sistema de transferencia de ELCOM con MCS® integrado.
Un sistema de transferencia de ELCOM con MCS® integrado.

Motores lineales como base

La base técnica del MCS® la componen los motores lineales de Festo. Los devanados eléctricos de los motores (estator) generan un campo magnético errante cuando se alimenta la electricidad. En cada portapiezas (rotor) hay integradas una o varias placas magnéticas que se accionan gracias al campo magnético. El portapiezas se mueve hacia adelante y hacia atrás con su propia fuerza de avance, por lo que puede acelerar, frenar o seguir un perfil de movimiento definido. Los portapiezas también se pueden acoplar a un grupo de cualquier tamaño, que se puede volver a separar en cualquier momento.

Integración perfecta en los sistemas existentes

El MCS® se adapta a los sistemas intralogísticos existentes y, por lo tanto, puede complementar las soluciones de transporte clásicas en una amplia variedad de segmentos industriales, como la producción de baterías, la tecnología de montaje, la tecnología de llenado o el embalaje. Puede combinarse con los más variados sistemas de transporte en cintas. Los datos cinemáticos digitales ya existentes se pueden transferir a la programación del control. De esta manera, el hardware y el software juntos permiten la máxima flexibilidad.

El MCS® puede combinarse de forma flexible con prácticamente cualquier sistema de transporte de cintas.
El MCS® puede combinarse de forma flexible con prácticamente cualquier sistema de transporte de cintas.