Ropa a la moda rápidamente

Artículo del 29 de noviembre de 2019 

Tecnología de automatización en fabricación textil

Hilar, tejer, coser los tejidos y preparar ojales y costuras... para que una camisa, blusa o vestido llegue a la tienda son necesarios muchos pasos complejos y trabajosos. La tecnología de automatización contribuye a fabricar las prendas de forma rápida y con la mayor calidad.

Entre parte delantera, parte trasera, mangas, cuello, etc., las prendas de vestir se componen a menudo de más de 20 piezas. Desde la fabricación del hilo hasta la costura del último botón se producen numerosos pasos de fabricación complejos y costosos, muchos de ellos todavía a mano. Con la ayuda de la tecnología de automatización es posible acelerar el proceso de fabricación y obtener una gran calidad. Esto es importante, ya que los precios del textil no dejan de caer mientras que los clientes esperan una gran calidad. Esto aumenta enormemente la presión de la competencia sobre los fabricantes.

La tecnología de automatización asiste al trabajador textil

Por ejemplo, donde hace 200 años los trabajadores textiles tenían que insertar manualmente la lana suelta en un husillo y girar la rueca con la tensión y la velocidad precisas, hoy se utilizan hiladoras de aire totalmente automáticas. En las hiladoras de aire se emplea aire comprimido. El proceso de hilado produce una capa de fibras giradas que rodea firmemente el núcleo de la fibra. Esto hace que el hilo tenga una forma muy estable y una superficie homogénea.

También para la producción de ojales la tecnología de automatización asiste a los trabajadores textiles. Pueden ajustar la forma y la longitud a través de un panel de control en la máquina, lo que evita un largo proceso de medición. A partir de aquí, los trabajadores solo tienen que guiar la tela y la máquina cose la forma correspondiente en una prenda de vestir y corta la tela entre las dos costuras, con lo que el ojal está listo.

La ojaladora automática 581 de la empresa Dürkopp Adler, con sus apenas cuatro segundos por ojal, es la más rápida del mundo de su especialidad. Emplea la válvula magnética VUVG de Festo.
La ojaladora automática 581 de la empresa Dürkopp Adler, con sus apenas cuatro segundos por ojal, es la más rápida del mundo de su especialidad. Emplea la válvula magnética VUVG de Festo.

Es necesario contar con componentes resistentes y que trabajen con precisión

La mayor parte de la industria textil se ubica en Asia; en especial, en los países tropicales. Debido a que el clima de la zona es cálido y húmedo y el ambiente está a menudo cargado de polvo, la maquinaria precisa componentes resistentes. En especial los componentes neumáticos son muy duraderos y resisten las influencias ambientales como la humedad y los cambios de temperatura.

En el procesamiento textil, la precisión también es muy importante para evitar que las costuras queden sueltas o los ojales, desiguales. La neumática también puede destacar en este sentido. Gracias a su alta densidad de energía, es rápida a la vez que muy precisa.

El programa básico de Festo

En su programa básico, Festo ofrece numerosos componentes neumáticos para emplear en la industria textil. Las 2 200 piezas en total cubren todos los niveles de la cadena de control neumático y eléctrico, desde la preparación del aire comprimido hasta las válvulas, cilindros y accesorios, como tubos y accesorios adecuados.

Además del suministro de componentes estándar, los fabricantes de maquinaria en serie suelen necesitar unidades completas en las que ya se han premontado varios componentes. De este modo pueden centrarse mejor en seguir desarrollando la tecnología de su maquinaria. De ello se ocupa Festo, para que la tecnología de automatización sea de todavía de más utilidad en el futuro.