En ruta hacia Le Mans

Artículo del 28 de febrero de 2020 

Rennwagen

La carrera de Le Mans es mítica. Tres conductores se turnan para completar el mayor número de vueltas posible en 24 horas. Gracias a un control para coches de carreras neumático equipado con tecnología de Festo, los pilotos con y sin discapacidad pueden ahora participar en la carrera y hacerlo en el mismo vehículo.

Acelerar, cambiar de marcha, embragar y frenar: en una carrera, lo habitual es que los conductores utilicen constantemente tanto los brazos como las piernas. No es lo que sucede en el equipo británico BRIT. Junto con la empresa eslovena MME Motorsport y Festo, ha desarrollado un sistema mediante el cual los coches de carreras pueden hacerse funcionar con los pies o con las manos.

El equipo BRIT está compuesto por pilotos con limitaciones físicas que participan en competiciones de forma habitual y que se miden con pilotos sin discapacidad. Estos deportistas ya participaron durante la temporada 2015/2016 en la serie de larga duración Britcar Endurance y en las 24 h de Silverstone. El objetivo de 2020: participar en la mítica carrera de las 24 horas de Le Mans.

Un control a medida de las necesidades personales

Con el sistema de control flexible, los pilotos del equipo BRIT pueden manejar el coche de forma personalizada, según su tipo de condición física. Es posible acelerar, frenar, cambiar de marcha y embragar tanto con los pedales para los pies como con las palancas del volante. Además, el volante especial puede desmontarse y sustituirse por uno clásico en caso necesario.

Sistema de control flexible: los conductores pueden acelerar, frenar, cambiar de marcha y embragar tanto con pedales como con las palancas del volante.
Sistema de control flexible: los conductores pueden acelerar, frenar, cambiar de marcha y embragar tanto con pedales como con las palancas del volante.

El manejo de los frenos, cambios y embrague se produce con tecnología de automatización de Festo. Un cilindro proporcional neumático controla el sistema de freno hidráulico y permite a los pilotos manejar de forma independiente los frenos del eje delantero y trasero. También para la transmisión secuencial (semiautomática) y para embragar y desembragar se emplean cilindros neumáticos.

Planteable el uso en simuladores de conducción y en tráfico rodado

En el futuro, el nuevo sistema no solo hará accesible el mundo del deporte del motor para pilotos con discapacidad, sino que también se encontrará en simuladores de conducción. También es posible que el volante flexible se emplee en el tráfico rodado. Esto facilitaría a las personas con discapacidad alquilar vehículos o llevar a cabo pruebas de conducción.

El volante adaptado puede extraerse fácilmente en caso necesario y sustituirse por uno clásico, por lo que el coche se adapta con flexibilidad a pilotos con y sin discapacidad.
El volante adaptado puede extraerse fácilmente en caso necesario y sustituirse por uno clásico, por lo que el coche se adapta con flexibilidad a pilotos con y sin discapacidad.

¿Cuál es la situación para Le Mans 2020? Después de superar rigurosas pruebas y tras el éxito de su uso durante varias carreras, el equipo BRIT tiene una confianza total en la tecnología y ahora está obteniendo la aprobación formal de seguridad de la MSA, el órgano rector de los deportes de motor. Nada se interpondrá entonces ante el disfrute de 24 horas de conducción.