Sin miedo a los tratamientos dentales

Artículo del 18 de diciembre de 2020 

Dental Treatment

En muchos procedimientos dentales, los niños pequeños se ven perjudicados por la pérdida de la presión sanguínea, el estrés o la pérdida de conciencia. Esto hace que la formación de los dentistas y de sus asistentes sea aún más importante para que estén preparados ante la ansiedad y el miedo de los pequeños pacientes. Un robot humanoide puede simular de forma real el comportamiento de los niños durante los tratamientos, con movimientos, sacudidas o pellizcos en la boca.

Odian el sonido de las perforaciones, temen al aspirador o aprietan la boca en caso de inyección. A muchos niños no les gusta ir al dentista. Los movimientos inesperados y bruscos de los pequeños pacientes suelen plantear todo un reto a dentistas y asistentes.

El robot Pedia_Roid simula los movimientos y los cambios repentinos de postura

Para practicar cómo llevar a cabo correctamente los tratamientos dentales a niños, la empresa japonesa tmsuk ha desarrollado el robot Pedia_Roid. Con una altura de 110 cm y un peso de 23 kg, Pedia_Roid está concebido como un niño de cinco años. Se utiliza en centros educativos, en los que rara vez es posible practicar con personas reales.

El robot mueve los brazos, piernas y dedos de una forma muy realista y simula los gestos de la boca, los párpados o el iris. Sin embargo, la atención se centra en la simulación de los cambios físicos repentinos, como el cambio espontáneo del tamaño de las pupilas. De que los movimientos sean realistas se encargan las válvulas proporcionales reguladoras de presión con piezotecnología de Festo.

Robot Pedia_Roid para la formación de dentistas y asistentes: la piezotecnología simula movimientos realistas.
Robot Pedia_Roid para la formación de dentistas y asistentes: la piezotecnología simula movimientos realistas.

La piezotecnología neumática del robot es sólida, flexible y silenciosa

El diseño neumático del Pedia_Roid ofrece una gran ventaja, ya que los estudiantes y aprendices a menudo tienen que sujetar las extremidades del robot durante las simulaciones de tratamiento. Esto podría dañar los engranajes y los ejes de los motores eléctricos. La neumática demuestra ser más sólida y flexible en comparación con la técnica de propulsión eléctrica.

En el robot hay instalados un total de 24 cilindros neumáticos. Las válvulas proporcionales reguladoras de presión VEAA y VEAB de Festo controlan la mayoría de los cilindros. No producen chasquidos durante la conmutación como las clásicas válvulas magnéticas neumáticas, lo que significa que el comportamiento humano puede simularse con muy poco ruido.

Las válvulas piezoeléctricas funcionan como un condensador y ocupan poco espacio

A diferencia de las válvulas magnéticas, las válvulas proporcionales con piezotecnología tampoco requieren prácticamente ninguna energía externa para funcionar. La válvula piezoeléctrica funciona de forma parecida a un condensador: para cargar la cerámica solo necesita electricidad al principio. Para mantener el estado no es necesaria energía adicional. Así también se evita que las válvulas se calienten. Consumen hasta un 95 % menos de energía que las válvulas magnéticas, que requieren energía de forma permanente. Además, las válvulas ahorran espacio y tienen un peso propio reducido.

Debido a su diseño, las válvulas proporcionales reguladoras de presión VEAA/VEAB apenas se desgastan y alcanzan un número de ciclos elevado.
Debido a su diseño, las válvulas proporcionales reguladoras de presión VEAA/VEAB apenas se desgastan y alcanzan un número de ciclos elevado.

Son en especial adecuadas para tareas de control de la presión con un consumo de aire de reducido a muy reducido con cilindros, pero también donde se requiere una alta dinámica, como con los robots Pedia_Roid.

Está prevista la producción de los primeros 50 Pedia_Roids en todo el mundo. Se emplearán en universidades y centros especializados de Japón, el Sudeste Asiático y Oriente Medio. Seguirán otras zonas del mundo.